viernes, 14 de octubre de 2011

Menopausia II. Otra vez nosotras!

Otra vez nosotras

La pérdida de memoria es uno de los síntomas que aquejan muchas mujeres en la menopausia.

Parece ser que el déficit de estrógenos que precede a la menopausia podría tener relación con un déficit de neurotransmisores: la norepinefrina, la serotonina y la dopamina son neurotransmisores claves en la memoria y el aprendizaje. Se conoce con seguridad que el déficit de estrógenos está relacionado con un déficit de serotonina, por eso los primeros síntomas de menopausia son las alteraciones en el humor, la irritabilidad, la tristeza, es decir desequilibrios emocionales que nos hacen irreconocibles hasta para nosotras mismas.

En mi consulta día a día veo cómo la mujer cada vez se cuida más. Ha tomado un papel activo en su salud, hace ejercicio, cuida su alimentación, se regala tratamientos estéticos faciales y corporales. Pero parece que la salud mental es una especie de suerte. Creemos que debemos resignarnos a nuestro destino ¿Nos tocará o no sufrir pérdida progresiva de memoria, demencia, tal vez Alzheimer?

La buena nueva de la fisiología moderna es que el cerebro tiene el potencial de permanecer activo y concentrado, sólo tenemos que usarlo. Si optimizamos la habilidad de nuestro cerebro, mejoramos nuestra concentración y aumentamos nuestra memoria, tendremos mayor calidad de vida en nuestro otoño y podremos añadir más vida a los años. Pero ¿cómo hacerlo? ¿Por dónde empezar?

En primer lugar: abandona hábitos tóxicos. Los vapores del alcohol, nublan la memoria. Cannabis y éxtasis no son buenas compañeras. El tabaco ahuma la memoria. Metales pesados, plomo (circulación de automóviles) y mercurio (aditivos de vacunas y alimentos, desodorantes y cosméticos) se fijan al cerebro. Los contaminantes orgánicos persistentes de los pesticidas, las dioxinas del pescado… Algunos dependen de ti, otros es difícil esquivarlos viviendo en una gran ciudad. Acostúmbrate a seguir una alimentación biológica, libre de pesticidas. Lee el prospecto de los cosméticos. Y para contrarrestar ingiere cada mañana algún compuesto de algas verdes como la clorella que es un quelante de metales pesados.


Otro gran enemigo de la memoria es el estrés. Los niveles altos de cortisol que muchas mujeres presentan son debidos a las exigencias que la sociedad y nosotras mismas nos hemos impuesto, en aras de la igualdad  (o lo mal que nos lo hemos montado…).Chicas, que igualdad no es ser la mejor en nuestra empresa, una súper mami y la más sexy de las compañeras, que no damos para tanto… Cómo vas a recordar dónde dejaste las llaves al llegar a casa si antes de quitarte el abrigo ya pusiste una lavadora mientras dejabas caer las bolsas de la compra?

Regálate más tiempo,¿Por qué no empiezas a hacer ejercicio? El yoga es ejercicio cuerpo-mente. Particularmente recomiendo el yoga Kundalini, y el naad yoga, con sus mantras con poder regenerador por las ondas vibratorias. Estudios americanos demuestran cómo el entonar mantras eleva el ánimo y la capacidad de atención y qué zonas de funcionamiento cerebral se estimulan.

La relajación es un bálsamo para las células del cerebro. El estrés bloquea la mente. Incorpora ejercicios de respiración pranayama y relajación a tu vida cotidiana, haz algún break y verás cómo aumenta tu capacidad mental!


Pienso que la medicina oriental tiene más recursos que la nuestra y debemos incorporar estas prácticas terapéuticas así como su farmacopea.
Hablemos de un árbol milenario procedente de Asia Oriental: Ginkgo Biloba, una de las plantas más fascinantes de la tierra:




Este árbol lleva en nuestro planeta desde la prehistoria y siempre ha ejercido, a modo de hechizo, un poder de atracción sobre mucha gente. En Japón tiene una larga tradición y un valor simbólico muy especial, siempre lo encontramos en la mayoría de los templos.
Sus hojas tienen una bonita forma de abanico bilobulado, por eso a esta especie de Gingko se le llama “biloba”. Sus hojas caducas adoptan tonos ocres preciosos en otoño, lo que hace de un paseo debajo de estos árboles en otoño algo mágico que constituye un regalo para los sentidos y la mente. 

Y es precisamente aquí dónde radica el poder terapéutico de este planta. En los años 90, científicos de Schwabe descubren que en las hojas de Ginkgo se encuentran sustancias que no existen en ninguna otra planta,: las ginkgoflavonas, gingkólidos A,B y C y los Bilobálidos. Estas sustancias aportan más energía al cerebro e inhiben la formación de radicales libres de oxígeno que dañan a las mitocondrias y aumentan la capacidad cognitiva y la memoria, pero además mejoran nuestro estado anímico al aumentar los niveles de neurotransmisores que disminuyen de modo fisiólogico con la edad. Y lo más esperanzador es que los últimos estudios desvelan un poder preventivo sobre la enfermedad de Alzheimer.

Estamos pues ante un fitofármaco, el EGb 761 ® más vendido en el mundo y del que más estudios científicos se han hecho, ya que la esperanza de vida va en aumento, pero también las enfermedades neurodegenerativas.

No olvides cuidar tu alimentación e incorporar alimentos ricos en Vitamina C (kiwi, perejil, brócoli, cítricos), Vitamina E (frutos secos, girasol, caballa, espinacas), Vitaminas B (germen de trigo, levadura de cerveza, ácido fólico (nueces, algunos quesos, yema de huevo), Hierro (almejas, moluscos, cacao, lentejas), yodo (sal yodada), soja ( efecto neuroprotector en todas sus variantes, germinada, leche y yogurt, tofu…). Come más fruta y verduras y menos carnes rojas. Pescado azul, mejor pequeño (caballa, boquerón, sardinas, tres días por semana).

Haz ejercicio, al menos camina una hora diaria, descubre el yoga! Baila: el movimiento también entrena el cerebro. La coordinación necesaria para bailar, realiza sobre el cerebro el mismo estímulo que resolver problemas difíciles, pero además nos oxigena, acelera el pensamiento y las señales pasan con más rapidez.

Evita la rutina y el aburrimiento: mantén las redes neuronales de tu mente activas. Es el mejor plan de jubilación mental que existe, lo que llamamos neuroplasticidad neural. Comienza actividades mentales nuevas, aprende algún idioma. Renueva tus recorridos a pié. Asiste a conferencias. Vive nuevas experiencias, mantén la curiosidad y el entusiasmo por aprender cosas nuevas. Disfruta de hacer algo interesante para ti y, sobre todo, aporta entusiasmo positivo a tu vida.

Dedica 10 o 15 minutos a un plan de entrenamiento mental activo al día, algún tipo de ejercicio mental. Recuerda que la salud mental es la base de todo y la mejor protección de las enfermedades neurodegenerativas es el ejercicio mental. Verás como esta inversión da más rendimiento en los aspectos más hermosos de la vida.
Aumenta tus contactos sociales, viaja, oblígate a vivir nuevas experiencias, conoce nuevos amigos…

Las claves: sorpresa, excitación emoción y fantasía. Sorprende a tu cerebro, hazlo reír, déjalo perplejo, rétalo y no te olvides de utilizar los aspectos más bellos de la vida para ello, y sobre todo recuerda que lo mejor está por llegar.

Bibliografía recomendada:


. Dr. Dharma Singh Khalsa. “Rejuvenece tu cerebro” Ed. Urano.
. Dra, Danielle Vautrin “Una memoria Perfecta”. Ed. Hispano Europea.
. Dr. Deepak Chopra. “Mentes sin edad, cuerpos sin tiempo”. Colección Vivir con Plenitud
. www.mentalactivo.com






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejarnos un comentario.

Sígueme en tu mail