miércoles, 16 de noviembre de 2011

Probióticos contra cándidas


Revisión ginecológica, te envían el resultado y ¡oh no, otra vez!
Qué mujer no ha sufrido a lo largo de su vida algún episodio de hongos vaginales? Para muchas constituye un problema crónico y se ha hecho resistente a cualquier tratamiento. Ya has probado hasta lo del yogurt ahí… Y dirías que funciona!

La candidiasis vaginal es una infección por hongos que conviven con nosotros en piel y mucosas, pero que en un momento dado se hacen patógenos y nos colonizan. Puede que sea por largos tratamientos antibióticos, corticoides o antiinflamatorios, un desequilibrio hormonal, una alimentación rica en hidratos de carbono refinados o poca fibra. El caso es que se produce una disbiosis (desequilibrio) entre las bifidobacterias y bacterioides y se rompe el Ph ácido que debe reinar en la mucosa vaginal, en el cual, el bacilo de Döderlein es el que se encarga de protegernos y conservar la acidez de la mucosa (entre 3.8 y 4.5) y proliferan las cándidas. Si se perpetúa este estado de alcalinidad (5.5 a 6.8) la cándida puede pasar a la flora intestinal y anular a lactobacilus y bifidobacterias, provocando problemas de mal aliento, hinchazón abdominal, tránsito intestinal rápido o lento, prurito anal, colon irritable.
A nivel de mucosa vaginal los síntomas son claros: molestias con urgencia al orinar, prurito y escozor junto con aumento del flujo de un color más blanquecino.

Pero una candidiasis crónica suele afectar a mucosa genital e intestinal dando problemas a distancia: desde aftas bucales dolorosas y estomatitis en boca, a picores en piel, micosis ungueal o pié de atleta. Pero además las toxinas de cándida pueden pasar a circulación y afectar al cerebro y reaccionar con algún neurotransmisor como la Dopamina y provocar cansancio matutino, depresión o pérdida de concentración.

También las cándidas poseen en sus membranas receptores en los que pueden fijarse las hormonas y no llegar a su destino, ocasionando así  molestias menstruales, irregularidad de ciclos, infertilidad, trastornos menopáusicos. Sobretodo la progesterona tiene gran afinidad por la cándida. O puede provocar problemas autoinmunes contra tus propias hormonas o contra el tejido ovárico.

Muchas mujeres sufren un estado de cansancio permanente y apatía, con desmotivación y hasta falta de autoestima, han pasado por numerosos médicos y no han encontrado más que alguien que les trata como a una vagina enferma, pero no a ella como mujer que tiende a… con sus emociones que son consecuencia de.., no a la causa.

Llegadas a este punto:

 “Busca un médico que te trate a ti, no a tu cándida”

La medicina biológica puede hacerlo desde la acupuntura, tratando el meridiano bazo-páncreas, desde la Terapia Neural tratando el plexo de Frankenhäuser para regular el sistema nervioso vegetativo Y dándote pautas dietéticas y sobretodo regulando el equilibrio de la flora vaginal.

Los probióticos representan la primera línea de defensa para prevenir y tratar la Candidiasis vaginal. Son microorganismo vivos que ingerimos en forma de pequeñas cápsulas que van a regular el equilibrio de la flora intestinal y vaginal. Los más indicados son los Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus rhamnosus y Lactobacillus plantarum. La tecnología de encapsulación de última generación (True Delivery®) permite que lleguen intactos al intestino, resistiendo la acidez del estómago. Y no es necesario el frigo!
Recuerda que la cándida responde a la humedad y al azúcar, evita ambos!

Sabías que…?

Según un estudio de la Dra. Catherine Stanton (Univ.Cork, Irlanda), publicado en la Revista Microbiology, los Lactobacillus producen una versión del ALC (Ácido Linoléico Conjugado) que disminuye el tejido adiposo. El ALC disminuye la grasa corporal en humanos e inhibe el crecimiento de las células de cáncer de colon.
La ingesta de bacterias vivas (probióticos) puede influir en el metabolismo en localizaciones remotas. El metabolismo de las bacterias intestinales puede modular la actividad de las células del organismo a su favor. Así los probióticos son muy útiles en enfermedades autoinmunes por su capacidad de producir inmunomodulación.



            

lunes, 14 de noviembre de 2011

Probióticos, necesidad terapéutica o marketing?

PROBIÓTICOS, ¿ NECESIDAD TERAPÉUTICA O MARKETING?


Nuestra flora intestinal está compuesta de bacterias simbióticas que viven en compañerismo con nosotros, dándonos a cambio protección. La microflora normal nos protege de infecciones. El equilibrio de nuestra flora intestinal es básico para mantenernos sanos.

Una alimentación inadecuada (toma de excesivas proteínas, exceso de hidratos de carbono refinados, poca fibra vegetal, mala combinación de alimentos en una misma comida) y la toma de antibióticos y antiinflamatorios alteran la flora intestinal y deterioran nuestra salud, manifestándose en forma de alergias alimentarias, candidiasis intestinal o vaginal, toxemia general del organismo…

Nuestra flora intestinal tiene un efecto de barrera frente a la acción de microorganismos patógenos, representa el mayor sistema inmunitario del organismo (El 70% de las células linfoides están en la mucosa intestinal, tienen una actividad antimicrobiana e inmunomoduladora)

El colon es el principal foco de infecciones, es como un francotirador que puede ocasionar problemas a distancia en otra mucosas (genitales, ORL) incluso puede ser causa de artritis reumatoide. Hay casos de toxemia cerebral en niños autistas y en niños hiperactivos que se benefician del tratamiento con Probióticos.





Los probióticos son microorganismos vivos que ingerimos con algunos alimentos o como complemento dietético  y que reportan grandes beneficios a nuestra salud:
Están indicados para restaurar el equilibrio de la flora intestinal en caso de tránsito intestinal acelerado o lento, hinchazones, flatulencias. También en casos de infecciones urinarias o vaginales de repetición. Para prevenir y tratar la diarrea del viajero. Durante y después del tratamiento con antibióticos. Para estimular la inmunidad en pacientes con infecciones de mucosas de repetición. Para mejorar la absorción de nutrientes y minerales. Muy indicado en niños con asma y dermatitis atópica, en alergias de piel. A medidas que envejecemos, nuestro sistema digestivo también lo hace y se hace necesaria una ayudita.

Los últimos estudios recomiendan la toma de probióticos para evitar los efectos negativos de los antibióticos. Los probióticos impiden la proliferación de cándidas, frecuentes después de antibioterapias prolongadas. Además tienen un efecto inmunomodulador, representan una línea de defensa frente a mutaciones celulares. Una disbiosis intestinal (alteración de forma crónica de la flora intestinal) puede tener relación con algunos cánceres (mama).

El principal medicamento ha de ser nuestro alimento (Hipócrates):
Abandona el café, tabaco, alcohol. Haz una dieta rica en fermentados como yogurt o kéfir. Toma suplementos de spirulina (captura gases) y clorella (captura metales pesados). Come fruta fresca a media mañana y media tarde, nunca de postre. Toma, por lo menos, un plato de verdura al día. Sustituye los hidratos de carbono refinados por los integrales. Disminuye el consumo de proteínas animales, que alimentan la flora de putrefacción.

“Mens sana in colon saludale”

Una flora intestinal desequilibrada aumenta la tendencia a alergias en niños y a la obesidad en el adulto.
Hay una relación entre cáncer de mama y estreñimiento.
El intestino es el segundo cerebro: sí, tiene 100 mill de neuronas. El tubo digestivo fabrica 20 neurotransmisores. Del 90 al 95% de la serotonina se fabrica en el tubo digestivo.

Una limpieza de colon permite liberar bloqueos emocionales, los conflictos internos se resuelven y el cuerpo y el espíritu se reconcilian.
Así como los trastornos psicoemocionales afectan al tubo digestivo, las patologías de éste afectan a nuestro humor, nuestro carácter y nuestro pensamiento. Las personas que sufren de colon, muchas veces tienen déficit de serotonina, por eso si controlas la salud de tus intestinos estarás de mejor humor y, por favor, ¡no te olvides de sonreir!

© by  Dra. Inma González para dDermis


miércoles, 9 de noviembre de 2011

Cuerpos bellos, mentes sanas

Cuerpos bellos, mentes sanas


El aumento de la esperanza de vida ha hecho que nos preocupemos por vivir los últimos años con calidad y podamos añadir vida a los años. Hemos tomado las riendas de nuestra salud y un papel activo en nuestra alimentación y hábitos de vida. Dedicamos más cuidados a nuestro cuerpo, nos regalamos tratamientos faciales y corporales. Acudimos al gimnasio, practicamos la balnearioterapia, pero… Y nuestra salud mental? Todavía existe la creencia que viene determinada genéticamente y que ahí poco podemos hacer. Si esperamos que algo se estropee, realmente acaba estropeándose. Recientes estudios demuestran que podemos también mejorar nuestra forma intelectual y desarrollar la memoria mediante medidas nutricionales, buena higiene de vida, evitando tóxicos y podemos ralentizar el envejecimiento cerebral con sustancias que inhiban la formación de radiales libres y que reparen el daño que estos causan en las membranas celulares, especialmente de las mitocondrias.
La psiconeuroinmunoendocrinología es la ciencia que estudia cómo influye la psique en el sistema inmunitario, endocrino y en nuestro cerebro. La base del correcto funcionamiento del organismo es el equilibrio psíquico. O dicho de otro modo, si el cerebro se degenera y los neurotransmisores, que son los mensajeros químicos del cerebro disminuyen, también se va a perder la capacidad para dirigir bien el trabajo de las glándulas endocrinas, secretoras de hormonas y vínculo principal entre la mente y el cuerpo. Cuando esto ocurre se produce el debilitamiento de la energía, el ánimo, el impulso sexual y la actividad del sistema inmunitario.

La medicina occidental siempre se ha caracterizado por mejorar patologías no de optimizar resultados. La Medicina oriental, en cambio da mayor prioridad a la prevención y de Oriente nos llega el Ginkgo Biloba, una árbol milenario y fascinante lleno de mitos y secretos que habitan en sus ramas y especialmente en sus hojas de estética y forma exóticas, que adopta tonos ocres en otoño de una belleza casi mágica, un regalo para la mente. Y es aquí, precisamente donde actúa, favoreciendo la microcirculación, reparando los daños que causan los radicales libres de oxígeno y aumentando los nutrientes que llegan a las células al potenciar las centrales energéticas o mitocondrias.

Indicaciones del EGb 761®:

.Prevención del deterioro cognitivo y pérdida de memoria. Aumenta la concentración.
.Mejora la circulación sanguínea cerebral: Post accidente vascular cerebral. Pérdida auditiva y tinnitus. Migraña vascular. Retinopatía. Degeneración macular.
.Demencia causada por accidentes cerebrales vasculares de repetición.
.Inhibe la formación de nanoplaca: arterioesclerosis cerebral.

.Mejora la producción de neurotransmisores: noradrenalina, dopamina y serotonina, clave de la estabilidad emocional. Con la edad disminuye el nivel de estos neuropéptidos que son la clave del equilibrio mente-cuerpo. La pérdida de estrógenos con la menopausia también es motivo de un déficit de neurotrasmisores y desequilibrio emocional. El EGb 761 ® regula el nivel de los neurotransmisores y previene la degeneración neuronal.
.Control de estrés y lo que ello implica, normalización del cortisol, regulación endocrina, equilibrio emocional, mejora funcionamiento cognitivo, aumento de la creatividad y capacidad de aprendizaje.




Consejos:
. Hacer ejercicio físico: aumenta la oxigenación del cerebro, limpia toxinas, mejora la imagen corporal y la autoestima.
. Controla el estrés y aumentarás la concentración y la memoria.  Los ejercicios mente-cuerpo como el yoga kundalini, aumentan la concentración y la relajación  que proporcionan  es un bálsamo para las células del cerebro.
. Evita la rutina y el aburrimiento, mantén las redes neuronales de tu mente activas. Es el mejor seguro de salud mental que existe. Comienza actividades mentales nuevas, aprende un idioma, asiste a conferencias. Vive nuevas experiencias, mantén la curiosidad y el entusiasmo por aprender cosas nuevas. Disfruta haciendo algo interesante que te motive y sobretodo, aporta entusiasmo positivo a tu vida.
. Dedica 10 o 15 min. a un entrenamiento mental activo. Una programa de ejercicio mental. Recuerda que la salud mental es la base todo y la mejor protección contra las enfermedades neurodegenerativas de la vejez es el ejercicio mental. El enriquecimiento mental aumenta la inteligencia fluida a cualquier edad. La concentración es importante para la memoria. .
Como recompensa obtendrás más energía para disfrutar de los aspectos más hermosos de la vida, piensa que lo mejor está por llegar.













Probióticos, esos nuestros pequeños amigos

Probióticos,  esos nuestros pequeños amigos


                                                                                                                               
Cuántas mujeres no han tenido algún episodio a lo largo de su vida de candidiasis vaginal?
Para cuántas no ha sido un verdadero problema porque se ha cronificado y hecho resistente al tratamiento? Cuántas no se han llegado a sentir “sucias “ o “culpables” poniendo en duda sus prácticas sexuales o haciendo que los molestos y continuos tratamientos los alejaran de ellas.
La candidiasis vaginal es una infección por hongos que afecta a la mucosa genital, pero no suele ser un hecho aislado, suele afectar también al intestino y de aquí pasar a la vagina. Suele ocurrir por desequilibrios de nuestra flora intestinal, aunque esto no nos lo haya dicho el médico. También en personas inmunodeprimidas o tras largos tratamientos con antibióticos.
El caso es que la cándida es un hongo que vive en simbiosis con nosotros en piel y mucosas, pero al producirse una disbacteriosis intestinal se hace patógena. Cuando se rompe el equilibrio entre las bifidobacterias y los bacteroides a nivel de la mucosa intestinal y se rompe del ph ácido a nivel de intestino grueso y de la mucosa vaginal. El mayor porcentaje corresponde al bacilo de Döderlein, responsable de la conservación de la acidez vaginal (Ph
normal entre 3.8 a 4.5).  La mucosa vaginal está compuesta además por Streptococcus viridans, Staphylococcus albus, difteroides, hongos y bacterias anaerobias en proporción de 5:1 con respecto a las aerobias. Cuando el equilibrio se rompe y el ph de la mucosa vaginal se alcaliniza (5.5 a 6.8) el bacilo de Döderlein deja de ejercer su función protectora y la cándida álbicans
se hace patógena, pudiendo llegar a producir una serie de trastornos a nivel orgánico en varios sistemas:



1)     Afectar al equilibrio de la flora intestinal anulando a las bifidobacterias y lactobacilus, provocando problemas de digestión, mal aliento, flatulencias, hinchazón abdominal, irregularidad de las defecaciones, irritaciones y prurito anal, molestias hemorroidales y colon irritable.
2)     A nivel de la mucosa oral puede causar aftas bucales dolorosas y estomatitis.
3)     A nivel de mucosa vaginal molestias con urgencia al orinar, prurito y escozores.
4)     A nivel de la piel “picores generalizados”, pié de atleta e infecciones en uñas.
5)     Las toxinas producidas por la cándida pueden depositarse en articulaciones y dar dolor y rigidez articular, incluso artritis.
6)     Si las toxinas de cándidas pasan a circulación pueden llegar a afectar al cerebro y sistema nervioso, donde pueden reaccionar con el neurotransmisor Dopamina y provocar desarreglos mentales y emocionales como depresión, ansiedad, irritabilidad, variaciones del estado de ánimo, sensación de rechazo e incluso pérdida de la autoestima.
7)     Puede afectar a las funciones hormonales dando lugar a molestias premenstruales, irregularidad en la menstruación, dolores menstruales, trastornos con la menopausia, infertilidad y endometriosis. La cándida posee en su membrana receptores para las hormonas, así si la progesterona se liga a la cándida, nunca podrá llegar a su destino. También puede la cándida desencadenar procesos autoinmunes, produciendo anticuerpos contra las hormonas propias y contra el tejido ovárico. Y afectar a nivel metabólico la síntesis de prostaglandinas, básicas para la formación de hormonas.
8)     A nivel inmunitario puede ser causa de intolerancias y alergias alimentarias y liberar histamina (de ahí los picores)

En realidad una mujer afectada por cándidas puede estar afectada a nivel mutisistémico y levantarse cansada todas la mañanas y fatigarse al mínimo esfuerzo.

El equilibrio de la flora intestinal es básico para inhibir el crecimiento de la Cándida álbicans a nivel de mucosas intestinal y vaginal.
Este equilibrio no es insensible a la edad y el cambio hormonal de la menopausia lo rompe con más facilidad, ya que al disminuir el nivel de estrógenos se produce una atrofia del epitelio vaginal y disminuye la población de bacilos de Döderlein. El Ph en menopausia de la mucosa vaginal es de 7.

Los probióticos representan la primera línea de defensa para prevenir y tratar la Candidiasis vaginal, son básicos los Lactobacillus acidofilus y los bífidus.

Pero además debemos modificar los hábitos alimentarios:
Evitar los azúcares refinados (azúcar blanco, bollería), evitar hidratos de carbono refinados (pan blanco, pasta) y algunas frutas muy dulces (higos, dátiles). Toma más yogur y Kéfir, que pueden administrarse vía oral o vaginal!

© Dra. Inma González para ella y el abanico

viernes, 28 de octubre de 2011

Osteoporosis y menopausia

Osteoporosis, la epidemia silente…


Maite llegó a la consulta con dolores punzantes en músculos y articulaciones, éstas últimas presentaban deformaciones. Laura presentaba dolores y rigidez de cervicales. Aída, mujer delgada, tenía sensibilidad al tacto a lo largo de toda la columna vertebral, con un dolor permanente entre las dos escápulas. Todas ellas son postmenopáusicas y tiene como amigo común osteoporosis.

La osteoporosis es una enfermedad del esqueleto caracterizada por un descenso de la masa ósea, con un deterioro de la microarquitectura del tejido óseo y un aumento de la fragilidad de los huesos. Hay una pérdida de la trama proteínica del hueso, junto a una desmineralización.

Afecta principalmente (no exclusivamente) a personas mayores de 50 años; por tanto, el progresivo envejecimiento de la población española nos anuncia un aumento sustancial de esta enfermedad en las próximas décadas. 

En España, aproximadamente 2 millones de mujeres y 500000 varones sufren osteoporosis en la columna lumbar o en el cuello del fémur; es decir, casi un 13% de la población femenina y un poco más del 4% de la masculina. Además, de las personas que llegan a los 90 años, casi un 32% de las mujeres y un 17% de los varones sufren una fractura de cadera.

Con la pérdida de calidad en la forma de alimentación y el envejecimiento de la población, se calcula que en 50 años, uno de cada dos europeos tendrá problemas derivados del deterioro de la masa ósea!

Las mujeres tienen menos masa ósea que los hombres (entre un 10 y un 25% menos durante la edad adulta). Se calcula que una vez alcanzado el pico máximo de masa ósea, se puede llegar a perder hasta un 1% de la masa ósea al año. Esta pérdida es mayor al comienzo de la menopausia (hasta un 5%), debido a la disminución del nivel de estrógenos. En los diez años siguientes, la pérdida de masa ósea puede llegar a ser de un 40%.

Favorecen la aparición de osteoporosis la edad, el sedentarismo, el tabaquismo, el excesivo consumo de alcohol, constitución delgada y talla pequeña, una inmovilización prolongada por intervención quirúrgica (cadera), consumo de poco calcio y vitamina D o la poca exposición solar, dietas muy acidificantes y ricas en proteínas, el uso crónico de antiácidos y protectores gástricos, la menopausia.

Las mujeres que hayan sufrido alguna fractura ósea, tienen cinco veces más posibilidades de sufrir otras fracturas.
Entre los factores determinantes de riesgos de fracturas se encuentran
  • Edad superior a 65 años.
  • Antecedentes de fracturas vertebrales.
  • Tratamiento largo (> de 3 meses) con glucocorticoides por más que la dosis sea mínima (2,5 mg/día).
  • Mala absorción intestinal, uso crónico de antiácidos y protectores gástricos.
  • Hiperparotiroidismo primario.
  • Osteopenia.
  • Hipogonadismo.
  • Menopausia y sobretodo la menopausia precoz.
  • Tabaquismo e ingesta de alcohol o café. Baja ingesta de Calcio.
  • Tratamiento largo con antiepilépticos o heparina.
Las terapias clásicas están en entredicho. En las primeras fases muchas mujeres se ven obligadas a tomar antiinflamatorios y analgésicos que van a complicar el cuadro y a favorecer el desarrollo de gastritis o un síndrome de hiperpermeabilidad intestinal. El uso de bifosfonatos tiene más riesgos que beneficios y muchos efectos secundarios: dificultad o dolor al tragar, úlceras esofágicas o gástricas, dolor óseo y articular, necrosis de maxilar…

Aunque la pérdida de hormonas con la llegada de la menopausia es un factor que favorece su aparición, no depende tanto del descenso de estrógenos como del de progesterona, que es la hormona que activa los osteoblastos y la mineralización del hueso.

Desde la Medicina Biológica Medicina Biológica no somos partidarias de la Terapia Hormonal Sustitutoria para los síntomas de menopausia, por el riesgo aumentado de cáncer (WHI, 2002). Sí lo somos de los fitoestrógenos o Isoflavonas. Cada vez hay más evidencia científica del papel de las isoflavonas de soja en este sentido, se ha comprobado que aumentan densidad ósea en columna lumbar (Potter,1998) así como que aumentan la fase mineral del hueso (Dalais,1998). El aporte de 80 mg/día  de isoflavonas disminuye la pérdida de masa ósea en columna y mejora marcadores de metabolismo óseo (fosfatasa alcalina), Alekel,2000. La genisteína, especialmente, tiene acción protectora sobre el hueso.

La mejor forma de evitar la pérdida de masa ósea, es la prevención. Hay que tener en cuenta que los primeros signos son asintomáticos y cuando ya está instaurada, 5 o 10 años después del inicio, la administración de calcio y fitoestrógenos es ya insuficiente.

La alimentación más adecuada para personas en riesgo de osteoporosis:
Hay que aumentar el consumo de alimentos frescos y suprimir el del café y la sal.
         Alimentos ricos en calcio  y vegetales de hoja verde,  soja , nueces ,  el salmón , ostras , las sardinas sin quitar las espinas , brócoli,  yogurt  sin azúcar , almendras, semillas de lino, de sésamo, de calabaza y pescado variado,  la dieta es importante para tener huesos fuertes y conseguir una buena salud osteo articular desarrollada de forma natural 
         Evitar el azúcar , alimentos procesados , carne roja , sal , cafeína, alcohol , granos refinados  y refrescos . Los refrescos  quitan el calcio de los huesos debido a la gran cantidad de azúcar que contienen y al ácido fosfórico que saca calcio del hueso como sistema tampón ante el aumento de ácidos en sangre.

Lo que no se usa, se atrofia: el ejercicio físico es fundamental para prevenir la osteoporosis, el tipo de ejercicio puede adaptarse a los gustos del paciente, nosotros recomendamos:
         Ejercicios de soporte de peso: caminar, trotar, jugar tenis, bailar
         Ejercicios de resistencia: pesas libres, máquinas de pesas, bandas de caucho para estirar
         Ejercicios de equilibrio: tai chi, yoga
         Montar en bicicleta estática
         Utilizar máquinas de remos
         Hay que evitar cualquier ejercicio que ofrezca riesgo de caída o ejercicios de alto impacto que puedan causar fracturas.
         Caminar ayuda a mantener la masa ósea, pero si se quiere construir hueso, es necesario un ejercicio más vigoroso.
Se ha revelado que las mujeres que realizan caminatas vigorosas durante 50 minutos, 4 veces por semana, aumentan el 0.5% de masa ósea en su columna vertebral durante un año, mientras que el grupo control perdía el 7%.
         Convertir una simple caminata en una vigorosa es, además de aumentar la velocidad de la misma, agregar movimientos de brazos y ponerse brazaletes con poco peso.

Aún en la vejez se puede iniciar una rutina deportiva y los beneficios están probados con numerosas investigaciones . No sólo se aumenta la masa ósea sino también la fuerza y el tono muscular, la elasticidad y se obtienen muchos otros beneficios para la salud física y mental.

El estrés produce un mayor consumo de magnesio, manganeso y vitamina K, favoreciendo, de modo indirecto la osteoporosis. Recomiendo a mis pacientes la danza del vientre como ejercicio físico y como terapia antiestrés. Es un buen método que equilibrar la cintura escapular (hombros) y la zona pélvica. Fortalecemos el sistema óseo y nos hace sentir más seguras y atractivas.

La talasoterapia ayuda en la recuperación de los oligoelementos carentes en el organismo, ya que por osmosis intercelular, entran al cuerpo todas aquellas partículas que en el momento estén deficientes: “somos agua de mar y los seres humanos compartimos más de 80 elementos con el océano”. Hoy en día los sueros marinos purificados son muy beneficiosos vía oral, en terapia isotónica o hipertónica, dependiendo de la constitución, para restituir la fase mineral del hueso. Producen una rehidratación celular por efecto iónico.

Para la fase orgánica somos partidarias de las sales cálcicas homeopatizadas, como las Sales de Shüssler, tan utilizadas en Alemania, para la recuperación del hueso. Utilizamos Calcium phosporicum (sal nº 2) como remineralizante y Silicea (sal nº 11) para aumentar la formación de colágeno, principal componente de los huesos. Calcium Sulfuricum (Sal nº 12) para la formación de hueso, Ferrum phosphoricum (sal nº 3) para dolores agudos y Magnesia Phosphorica (sal nº 7) como analgésico, aporte de magnesio y alcalinizante.

Pero lo ideal es tener una buena alimentación y practicar ejercicio, evitando tóxicos, desde la infancia. Somos la escuela y el espejo de nuestras hijas. Sólo viendo cómo nos alimentamos y qué tipo de vida llevamos, sembraremos en ellas hábitos sanos que, a su vez, transmitirán a futuras generaciones. Acostúmbrate a decir delante de ellas: hoy comemos esto porque…es rico en... Voy a danza del vientre porque…Camino para que cuando sea viejita no sufra de… Ya verás cómo ese uf! Ya, ya, mami, el día de mañana se convertirá en un ¡Qué bien lo hacía mamá!

© Dra. Inma González para Médicos y Medicinas.
Centro médico Novadona. Tel. 93 419 86 76.


lunes, 24 de octubre de 2011

Prevenir Resfriados con Fitoterapia y Probióticos

¿CÓMO PREVENIR LOS RESFRIADOS CON FITOTERAPIA y PROBIÓTICOS?

En otoño caen las hojas y también nuestro sistema inmune. Bajan las temperaturas y también lo hace nuestra energía. Con la llegada del frío y las lluvias, llegan los primeros resfriados. Son cosas propias de la época otoñal: enfriamientos, catarros y gripes. Para prevenir y superar estos males con eficacia, la fitoterapia es un perfecto aliado.

Casi un 80% de la población sufre los síntomas de catarro que acompañan a los primeros fríos, aunque los que más los sufren son los ancianos y la población infantil. Si nos preparamos y mantenemos nuestro sistema inmunitario en perfecto estado, conseguiremos evitar estos molestos síntomas que nos afectan en invierno.

Todas las manifestaciones de un síndrome catarral son banales pero molestas y se producen ante un enfriamiento o en un momento de  bajada de nuestras defensas inmunitarias, que es cuando bacterias y virus nos invaden.

El mayor sistema de defensa ante bacterias y virus es nuestro sistema digestivo. Nuestra flora intestinal tiene un efecto de barrera frente a microorganismos patógenos. Un 70% del tejido linfoide se encuentra en nuestros intestinos. Un buen aliado de nuestra flora intestinal, son los probióticos. Poseen efectos inmunoestimulante e inmunomoduladores. Los probióticos son microorganismos vivos que ejercen un efecto protector sobre nuestro intestino y estimulan nuestro sistema inmunitario, al favorecer el crecimiento de una microbiota intestinal que hará frente a la entrada de  patógenos.

Entre los probióticos más empleados se encuentran los Lactobacillus y las Bifidobacterias que colonizan el intestino, adhiriéndose a la mucosa intestinal, donde ejercen su acción inmunomoduladora, aumentando la síntesis de citoquinas, potenciando la capacidad fagocítica de los macrófagos e incrementando la síntesis de Ig A. Además sintetizan sustancias que acidifican el pH e inhiben así el crecimiento de patógenos. Cuando la flora intestinal está equilibrada, amén de prevenir la entrada de patógenos, si ésta se ha producido, el ataque al patógeno es más eficaz. Las cepas más utilizadas son Bifidobacterium lactis (restablece reacciones inmunitarias sanas en ancianos), Bifidobacterium longum (Ayuda en la respuesta antiinflamatoria del organismo), Lactobacillus acidophilus (protege la flora vaginal, modula molestias gastrointestinales), Lactobacillus plantarum (protege la flora vaginal). Suelen utilizarse mezclar de probióticos para potenciar su efecto a nivel de diferentes mucosas (intestinal, respiratoria y vaginal).

Un gran preventivo fitoterápico es la Echinácea. Según un estudio de la Universidad de British Columbia (Canadá) y publicado en Antiviral Research en Agosto 2009: “los preparados naturales a base de Echinácea han demostrado una capacidad inmunoestimulante. Esta planta medicinal activa las defensas de forma natural protegiendo a nuestro organismo. Inhibe la inducción de varios agentes víricos asociados con las enfermedades respiratorias superiores”. 

Otros productos naturales indicados para potenciar las defensas ante gripes y resfriados son el própolis y la jalea real, dos sustancias de las abejas que actúan ante virus y bacterias y que pueden encontrarse como preparados estandarizados en la farmacia. El própolis es elaborado por las abejas a partir de las resinas balsámicas de las yemas y cortezas de diversas especies de árboles. Su composición varía según el entorno vegetal de la colmena pero contiene resinas, cera, aceite esencial, polen, minerales y vitaminas (principalmente provitamina A y vitaminas del grupo B). Su acción antimicrobiana y antifúngica, se debe principalmente a los compuestos fenólicos; y a los flavonoides su acción antiviral, y también su acción antiinflamatoria y antioxidante. En cuanto a la jalea, es rica en vitaminas C, E, A y del grupo B (B1,B2, B6 y ácido fólico) y minerales, por lo que está indicada en estados de debilidad o agotamiento físico o psíquico. 

Otro de los síntomas que padecemos en otoño es la astenia favorecida por los cambios climatológicos, los cambios de horarios, la exposición solar disminuida.

La causa fundamental de la astenia otoñal es la reducción de las horas de luz que controla la glándula pineal, la cual segrega melatonina, hormona responsable del control biológico y las emociones. Por eso, al disminuir la exposición a la luz solar en otoño, se produce un desequilibrio interno que afecta el sistema emocional.

Un combatiente de la astenia otoñal es el eleuterococo. Resulta eficaz para combatir el agotamiento físico y la sensación de debilidad general  y tras el resfriado, en la convalecencia. Útil en niño, para reforzar la concentración. También refuerza nuestras defensas contra el ataque de virus y bacterias.

Para evitarla, además de una dieta equilibrada que contenga los frutos propios de la estación: leguminosas, granos integrales, frutas (granada, uva, naranja, mandarina, moras, arándanos y grosellas) y verduras (coles, berenjenas, setas) ricos en vitamina B y C que suponen una gran fuente de energía.

El retorno a las obligaciones conlleva un mayor desgaste físico y mental, por lo que es necesario que la dieta aporte energía suficiente y nutrientes que depuren el organismo de los excesos veraniegos y refuercen las defensas para afrontar la nueva temporada con menos  resfriados, gripes e infecciones.



martes, 18 de octubre de 2011

Menopausia III: Abordaje holístico de la menopusia

Abordaje holístico de la menopausia

En nuestro centro de salud consideramos que la menopausia es un evento fisiológico en la vida de cualquier mujer. Sin embrago acontece en momentos de máxima presión laboral, social y familiar. Generalmente es un período de mucha responsabilidad en el trabajo. No se cumple el mito del nido vacío, los hijos están en casa y son adolescentes. Su subidón hormonal coincide con nuestra bajada de estrógenos. La pareja está en un período de acomodación en el que son necesarias altas dosis de imaginación para mantener la pasión…

Muchas mujeres la viven con naturalidad y pocos síntomas, pero para otras es un verdadero trauma.


Casi todas coinciden el rechazar la Terapia Hormonal Sustitutoria porque han leído de sus efectos secundarios y potenciadores de cáncer. Nosotras somos partidarias de la fitoterapia (isoflavonas de soja) o la homeopatía para regular los molestos síntomas.

Acuden en demanda de ayuda y consejo tanto para los síntomas vasomotores: sofocos, flash, sudoración, insomnio como para los emocionales: pérdida de líbido, irritabilidad, dolores articulares, insomnio.

Nosotros proponemos un diagnóstico con Biorresonancia y hacemos terapia para regular aquellos sistemas en desequilibrio: sistema hipotálamo- hipófisis-suprarrenal. Déficits hormonales precoces. Funcionamiento tiroideo… No se trata de volver a menstruar, sino de regular el sistema endocrino sin la atrofia que producen las hormonas exógenas.

Una vez hecho el diagnóstico pasamos a la Terapia con el sistema Scio. Y solemos complementarla con fitoterapia, homeopatía, homotoxicología, terapia neural. También trabajamos a nivel de metámeras y chacras.

No existen protocolos, no tratamos los síntomas, tratamos a una mujer: TÚ, con su historia de vida, su bagaje emocional y cultural y sus antecedentes familiares y personales.

 Revisamos hábitos de vida: tabaco, alcohol, ejercicio físico y dieta.


Es el momento de cambiar de hábitos para evitar la pérdida de masa ósea y la osteoporosis.

Llegados a este punto proponemos una serie de medidas y cuidados personalizados que ayudan a cada mujer a vivir una etapa que puede llegar a ser muy emocionante por el grado de experiencia en que nos coge y la ayudamos a cerrar el círculo y centrarse en un período de crecimiento personal en el que se va a dedicar más cuidados físicos pero también espirituales. Le enseñamos a encontrar su vía de manejo del estrés.









También por qué no a sentirse más bella con los cuidados de una medicina estética bien entendida que busca lograr un aspecto sano y natural, sin artificios ni recauchutados.


Entre mujeres este feeling es más fácil de conseguir porque en feedback y necesidades son similares.

Queremos que vivan una madurez saludable y por eso insistimos en que han de modificar e incorporar hábitos saludables.
Damos pautas que van de lo físico a lo espiritual, dependiendo de las necesidades de cada una.

Conseguir llevar una Madurez Saludable es el objetivo de cualquier mujer y tener un aspecto bello no es vanidad sino el reflejo de una vida sana y un entorno social enriquecedor.

© by Dra. Inma González. 
Centro Médico Novadona. 
Tel. 93419867
C/ Deu i Mata, 118-120 Entlo 3ª. 
08029. Barcelona.
http://www.novadona.com/index.htm




Sígueme en tu mail