viernes, 30 de mayo de 2014

Genocosmética. Qué es el fotodaño y cómo prevenirlo?

Qué es el fotodaño y cómo prevenirlo




El fotodaño es la agresión que produce la radiación solar a nivel de piel.

El sol es imprescindible para la vida de las células y para la biotransformación de la vitamina D, necesaria para la absorción de calcio y la regulación de nuestros ritmos circadianos (sueño-vigilia), pero la exposición indiscriminada y sin protección, puede ser muy perjudicial para nuestra piel. El sol es muy beneficioso para nuestro organismo, tiene un importante efecto antidepresivo, ayuda a la síntesis de vitamina D, proporciona bronceado, pero... produce daños en nuestra piel: engruesa la capa más externa, daña el sistema inmunitario que contiene la propia piel, aumenta el riesgo de cáncer y produce lesiones premalignas, como las queratosis actínicas, manchas, alteraciones en el colágeno y elastina, disminuye la hidratación de la dermis, libera radicales libres que dañan el ADN y acelera en envejecimiento.

El envejecimiento celular está muy relacionado con el daño del ADN. La novedad en fotoprotección es la incorporación de Reparadores del ADN, a los protectores solares.

Si buscamos el mejor fotoprotector, éste será el que contenga:
  • ·         Filtros solares: tanto físicos como químicos que eviten el enrojecimiento tras la exposición solar y el cáncer de piel.
  • ·  Antioxidantes: mejor si son biológicos (té verde, cardo mariano...) con efecto antiinflamatorio y calmante que eviten la formación de Radicales Libres y potencien el sistema inmunológico.
  • ·         Enzimas protectoras y recuperadoras: fotoliasas y endonucleasas que reparan el daño en el ADN. Estas enzimas suelen ser de origen natural, se extraen del plancton y tras escindir los dímeros de timina, dejan el ADN en su estado normal.

“Las alteraciones del ADN son las causantes del fotoenvejecimiento”

Efectos nefastos de la radiación ultravioleta en la salud:

  • ·         Eritema solar o “golpe de sol”: quemadura cutánea que se manifiesta por enrojecimiento, edema y calor cutáneo horas después de la exposición solar. Los responsables, los UVB que lesionan directamente a los queratinocitos, con la consiguiente reacción inflamatoria, calor, dolor y enrojecimiento.
  • ·         La fotodermatosis: debido a reacciones cutáneas anormales a la exposición solar conjunta con cosméticos o medicamentos o la propia porfirina que induce una reacción de fotosensibilidad (alergia al sol)
  • ·         A largo plazo se producirá fotoenvejecimiento: con aparición de piel rugosa, arrugas profundas, poros dilatados, manchas hiper o hipo pigmentadas...
  • ·         Fotocarcinogénesis o cáncer cutáneo: la radiación UV es el primer factor de riesgo de cáncer de piel.

La exposición prolongada durante años al sol produce quemaduras y alteraciones del ADN que pueden llegar a causar cáncer de piel. Las principales alteraciones en el ADN de las células son los dímeros de pirimidina que distorsionan la estructura helicoidal del ADN,  con la consecuente alteración en la replicación y transcripción.

La radicación infrarroja también acelera a nivel de la mitocondria los procesos metabólicos de envejecimiento y deshidratación. Por eso el fotoprotector debe cubrir también la radiación infrarroja.

Además de la prevención de todas estas agresiones a la piel mediante el uso de fotoprotectores que incorporen estas moléculas y evitar la exposición solar en horas de máxima radiación, es necesario el uso de productos reparadores después de la exposición solar:

  • ·         Estos reparadores se utilizan en pieles que se han expuesto al sol.
  • ·         En pieles que ya presentan fotodaño o fotoenvejecimiento

·         En pieles con lesiones premalignas ya presentes: queratosis actínicas.

Es fundamental que estos reparadores incluyan principios activos adecuados:
  • ·         Fotoliasas y endonucleasas
  • ·         Zinc
  • ·         Aminoácidos (arginina, fenilalanina y prolina)

¿Cuándo están indicados estos Serums reparadores post exposición solar?

·         Cuando queramos frenar el fotoenvejecimiento
·         Para cuidar por dentro lo que vemos fuera (piel)
·         Para reparar el ADN y evitar el envejecimiento celular
·         Para reparar los daños que ha causado el sol
·         Es necesario que tengan una muy buena absorción y una cosmética agradable.

Estamos en un punto que no sólo es necesaria la prevención sino que ya es posible la reparación después de la exposición solar. Por eso tan importante como prevenir, es curar.

La adición de enzimas reparadoras del ADN es muy recomendable. Tanto durante como después de la exposición solar. Se están realizando estudios que demostrarían que el uso de fotoliasas y endonucleasas es útil en fotoreparación y en pacientes que ya presentan queratosis actínicas y cancerización en potencia.

Fotoprotección vía oral:

También es muy útil el uso de complementos alimentarios compuestos a base de Porphyra umbilicalis, polipodium leucotomos y vitaminas antioxidantes vía oral. Esta suplementación vía oral ha demostrado reforzar la fotoprotección de la piel.

Polypodium leucotomos es un hongo tropical procedente de la cordillera de los Andes de América del Sur. Que contiene diversos compuestos fenólicos en sus hojas, pertenecientes a la familia de los benzoatos y cinnamatos que han demostrado eficacia en la intensidad y duración del eritema solar.

Otras vitaminas y minerales vía oral con efecto fotoprotector son una mezcla de vitamina A, vit C y vit E junto con Selenio.





Tips de fotoprotección:
·         Evitar la exposición solar de 12 a 16h
·         Buscar la sombra
·         Cubriros con gorros y gafas de sol
·         Renovar a menudo la aplicación de la crema solar.
·         Proteger las pieles jóvenes y las pieles frágiles
·         Utilizar como complemento un fotoprotector vía oral.

Fotos: Queratosis actínicas, manchas solares, fotoprotector.

By Dra. Inma González
www.novadona.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes dejarnos un comentario.

Sígueme en tu mail